LAUREL,PROPIEDADES,BENEFICIOS Y COMO DEBES PREPARAR LA HOJA DE LAUREL PARA COMBATIR DIFERENTES PROBLEMAS DE SALUD.

  • por

En la alimentación, las hojas de laurel se utilizan como condimento por su potencial digestivo en una amplia variedad de recetas: salsas, guisos, especias para legumbres, ya que ayudan en el proceso digestivo.

Veremos ahora los beneficios del laurel, sus usos medicinales y cómo hacer té de la planta.

Beneficios del laurel:

Gracias a los beneficios y propiedades del laurel, muchos son sus usos medicinales. Se utiliza comúnmente como diurético, estimulante del apetito y también como astringente.

También puede aliviar los cólicos, el dolor de estómago y eliminar la flatulencia.

Además, el aceite esencial presente en las hojas de laurel es extremadamente efectivo para tratar el dolor muscular, la bronquitis, la artritis y otras enfermedades relacionadas.

Las hojas de laurel también son eficaces como repelente natural de insectos porque contienen grandes cantidades de ácido láurico.

La vitamina A presente en las hojas de laurel es muy buena para la visión, el cabello y la piel. Por lo tanto, su consumo tratará los problemas degenerativos de los ojos y también el envejecimiento precoz.

También ayuda a mejorar la producción de células sanguíneas al poseer minerales esenciales como manganeso, hierro, calcio, cobre, magnesio y zinc.

Para qué sirve el laurel:


Podemos enumerar sus propiedades y usos medicinales en la siguiente forma resumida en los beneficios del laurel y para qué sirven sus hojas.

Alivia los cólicos y las dolencias gastrointestinales
Alivia el dolor muscular y los cólicos
Actúa como un diurético
Previene la gripe y los resfriados
Previene y elimina la flatulencia
Trata los problemas de úlceras estomacales
Estimula el apetito
Mejora la producción de células sanguíneas
Mejora la salud de los ojos, el cabello y la piel
También se puede utilizar como repelente natural
Leer más..

Arándano rojo.

Propiedades, beneficios, usos y contraindicaciones:


Cómo hacer el té de laurel:
El té de laurel puede prepararse fácilmente para obtener todos sus beneficios. En primer lugar, es importante asegurarse de que la hoja de laurel que se utilizará sea de buen origen, preferiblemente orgánica, o adquirida de comerciantes que usted conozca.

No se recomienda recoger el laurel en la calle o en el patio trasero, si no sabemos con seguridad que se trata del Laurus Nobilis o como se le llama normalmente “laurel de comer”.

Hay que tener mucho cuidado de no confundir el laurel con el “laurel en flor” o Adelfa, ya que además de que en verdad no es laurel, las hojas de esta planta son tóxicas para los humanos.

Ingredientes para preparar té de laurel:
Para preparar el té de laurel sólo vamos a necesitar de lo siguiente:

4 hojas de laurel;
500 ml de agua.
Método de preparación
El método de preparación de esta infusión de hojas de laurel es sencillo:Hervir el agua.
Luego apagar el fuego y añadir las hojas de laurel y dejar reposar durante 10 minutos.
Por último se vierte en una taza y se bebe.

Este mismo té se puede servir hasta dos veces. Se recomienda una vez por la mañana y otra por la noche.
Nota:

Es importante que no se consuman más de 4 hojas de laurel al día, con riesgo de sobredosis e intoxicación.

El consumo de hojas de laurel y sus contraindicaciones.

El uso del laurel, a través de su té o incluso de otras formas, debe ser controlado y no intencionado.

El consumo excesivo de esta hoja es capaz de causar intoxicación en el cuerpo, por lo que se necesita atención.

Además, se recomienda buscar el consejo de un médico o profesional de la salud antes de tomar té si se está tomando medicamentos, ya que podría causar interacciones con los mismos.

Deben tener especial precaución gente con medicación para diabetes o tranquilizantes ya que pueden existir interacciones con éstos.

Usos alternativos que te van a sorprender Junto a los usos medicinales de esta planta y distintas formas de uso para nuestra salud, vamos a ver otros tipos de usos no tan comunes para los que sirve el laurel.

Agua de hojas de laurel:
Esta agua es ideal para mejorar su estado de ánimo.

Simplemente debemos dejar 3 hojas de laurel en un vaso de agua durante toda la noche y lo bebemos al despertar en ayunas.

Baño de laurel:
Relaja y tonifica los músculos aliviando tensiones y preocupaciones. Veamos cómo se hace:

En 2 litros de agua añadir un puñado de hojas de laurel (unas 20 hojas) y dejar hervir durante 15 minutos. Dejarlo reposar otros 15 minutos.

Colar y mezclar con el agua del baño.
Luego relajarse en ese baño por lo menos unos 20 minutos.
Bálsamo de laurel.

El bálsamo de laurel es útil para el dolor muscular, el dolor articular, las herpes y los problemas de piel.

Veamos cómo hacerlo:

Triturar un puñado de bayas maduras (es el fruto de la planta, parece una aceituna pequeña) en un mortero, añadir agua hasta que cubra y llevar a ebullición a fuego lento hasta que el agua esté seca.
Exprimir la pasta cocida en un paño fino y reservar la crema que queda.

Usar para masajear las áreas afectadas.


También se puede hacer esta preparación triturando las hojas de laurel verde en un mortero y cocinándolas en un poco de agua hasta que estén secas.

Batir las hojas cocidas con una batidora y exprimirlas en un paño fino.
Utilice esta pasta, pura o mezclada con un aceite (aceite de oliva, aceite de coco, aceite de almendras o semillas de uva) para masajear las zonas doloridas o, para cubrir las zonas lesionadas de la piel.

Aceite de laurel:
El aceite de laurel es ideal para combatir el acné. es muy sencillo de hacer.

Se ha de poner un puñado de hojas de laurel en 250 ml de aceite de oliva extra virgen. En un vaso oscuro ya que es fotosensible y dejar reposar durante 15 días en un lugar fresco.

Escurra el contenido y use este aceite para pasar por encima de las lesiones de acné y otros problemas similares de la piel.

Quemar hojas de laurel:


Inhalar el humo de las hojas quemada facilita la respiración, reduce los dolores de cabeza y reduce el estrés nervioso.

Encienda una hoja de laurel grande, muy seca, y cuando empiece a arder, agítela para hacer humo. Inhale este humo y repítalo tantas veces al día como necesite.


Coloque las hojas de laurel secas en una olla de carbón caliente y camine alrededor de la casa para esparcir el aroma (fumar la casa con hojas de laurel es muy relajante).


Cataplasma de laurel fresco:
Sirve para heridas y quemaduras de piel por ortigas u otras plantas que pican.

Cocine algunas hojas de laurel recién cosechadas en aceite de oliva a fuego lento. Dejar reposar, tapado, hasta que esté frío.

Use las hojas hervidas para cubrir el lugar lesionado.

Laurel contra insectos, ratas y animales venenosos:


Esparce hojas de laurel por toda la casa, dentro de los cajones, detrás de los muebles o dondequiera que estén los animales que quieras ahuyentar.


¿El laurel en exceso puede hacer daño?
Sí, el exceso de casi cualquier cosa puede hacer daño y el laurel no es la excepción, ya sea ingerido, como comentamos en el apartado de contraindicaciones del laurel, o usado tópicamente.

Puede haber reacciones por saturación del cuerpo que afectan tanto nuestra salud física (mal aliento, problemas digestivos, baja inmunidad, entre otros) como nuestro equilibrio emocional (preocupación excesiva, ideas fijas y pensamientos obsesivos).

No use ninguna medicina natural con laurel (tés y baños incluidos) durante más de 10 días consecutivos y no exceda la dosis de hasta 2 tazas de té al día.

Antes de hacer cualquier uso tópico del laurel, debe asegurarse de que esta planta no le cause alergias. Es raro, pero sucede, así que mejor pruébelo en una pequeña zona para ver el efecto.

← ANTERIOR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *